El reencuentro soñado con mi ex


¿Qué hubiera sido de mí de haberme casado con fulanit@?. Esa y muchas interrogantes habrán pasado por nuestra mente más de cuarenta mil 458 ocasiones para ser exactos, para finalmente preguntarnos hoy ¿Valdría la pena apostar por un amor del pasado?

La respuesta la encontrarás en un cuento de hadas…

¿Por qué? Porque la mayoría de estas relaciones oníricas viven en nuestra memoria de manera exagerada y arraigadas en la fantasía. Es más, muchas relaciones de este tipo ni siquiera coexistieron en una etapa de madurez que nos permitiera identificar si éramos el uno para el otro.

REDES SOCIALES: COINCIDENCIA O DESTINO.

En el año 2015 es complicado que una persona de mediana edad en etapa productiva no dependa de las redes sociales como Facebook, Twitter o el tradicional correo electrónico. Hoy, es más fácil encontrar a tu viejo amor del bachillerato y sentir pena por su apariencia, sus arrugas y su nauseabundo coche, que desistir en la búsqueda y desearle lo mejor del mundo al lado de la princesa o el adonis que debe tener como pareja, según tu retorcida imaginación.

Debes asimilar que las personas que abandonaron tu vida por algo se marcharon, por lo cual debes cuestionarte qué intenciones tendrá contigo. Diversos estudios han expuesto de manera explícita que en la actualidad el aumento colosal en demandas de divorcio son proporcionales al uso de redes sociales con fines de infidelidad o coqueteo.

¿VALE LA PENA ARRIESGAR?

Depende de lo que busques. Si sólo te sientes atraíd@ por la nostalgia de aquellos años, es mejor que actúes de manera cauta y pongas límites que no te permitan realizar boberías de las que puedas arrepentirte a la mañana siguiente. Recuerda que no hay que hacer cosas buenas que parezcan malas y viceversa. Además, bien dicen que donde hubo fuego, cenizas quedan.

Asimismo, si estás en el otro extremo de la situación y ya pasas de los cuarenta, no tienes pareja y estás buscando, ¡Brindemos por los recuerdos! Nadie dice que sería una mala idea revivir (responsablemente) aquellos días, aquellos besos, las cancioncillas y hoteles de paso que acostumbraban frecuentar.

LA COSA ES CALMADA

¿Por qué poner el freno de mano?

Porque no tenemos certeza sobre lo que ese resucitado pretenda de nosotros. Quizá es una persona solitaria en busca de resurgir la bella época, pero también existe el riesgo que sólo buscar tantearte y robustecer su ego, o, en el peor (o mejor) de los casos, sólo quiere aprovecharse de ti y de tus atributos, para después largarse a comprar cigarrillos y desaparecer otros cinco años…

“NO VOY A HACER NADA MALO”

Si ya tienes pareja y has caído en la rutina, quizá reencontrarte con el otrora amor de tu vida no tenga mucho sentido. Si bien, podría revitalizarte y sacarte de la rutina, debes entender que es muy probable que caigas en una impulsiva dependencia.

Si ibas por un café caliente y a los pocos días estabas de caliente teniendo sexo y olvidaste el café, tendrás que inventar una buena coartada para ocultar ese pequeño reencuentro y condenarte al mundo de las relaciones clandestinas. Analiza y básicamente recuerda, no siempre se puede tenerlo todo, especialmente sin pagar algún precio.

 

Publicado en Inicio » Bar y Vida »

Comentarios

Se el primero en comentar!