Guía para sacarle provecho a los Obsesivos-Compulsivos


Todos conocemos a un compañero de trabajo o tenemos un amigo con problemas de Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC). Estos extraños seres son más comunes de lo que podamos imaginar y como co-responsables de su felicidad y de la nuestra, es necesario darles una manita para que mitiguen esas compulsiones y manías, y enfoquen la energía a las actividades que alivian su enfermedad y para nuestro beneficio.

Desde los esclavos de las supersticiones, hasta los maniáticos que se obsesionan con su ex pareja, es preciso clasificarlos. De esta manera, podemos establecer en qué áreas serán provechosos estos especímenes. 

EL APRENSIVO CON LAS MATEMÁTICAS

Los Numerales son amos y señores de la aritmética. No pueden vivir sin sacar el mínimo común múltiplo o sin dividir el dinero para cada día de la semana, mes y año. Calculan operaciones mentalmente y se apasionan por los porcentajes deportivos; registran el tiempo de camino a casa y se frustran cuando lo sobrepasan. Viven atrapados en un régimen total de sumas, divisiones y ¡Hasta realizan cartas astrales! A este tipo de enfermos mentales puedes ocuparlos como administradores, tahúres, estadistas y sagaces ayudantes de Madame Sassu.

Ya estamos en fechas fiscales y puedes aprovecharte de ellos para que realicen tu declaración anual, o podrías pedirles que te presupuesten tus vacaciones de medio año y te desglosen punto por punto cuánto debes ahorrar cada quincena y sobre todo, cuánto le toca a cada borrachín pagar en la cuenta. 

Para ellos, Pitágoras es la imagen de su devoción. Duermen agotados mentalmente por su sufrimiento y balbucean: ?¡El número es la esencia del universo!?, ?¡El número es la raíz y fuente de la naturaleza eterna!...?

EL ORDENADO COMPULSIVO

Cuando se habla de obsesión por el orden nos referimos a personas que pueden sentir una angustiosa necesidad de ordenar los objetos de su lugar de trabajo, de su vivienda de acuerdo con una rígida disposición milimétrica, por colores y tamaño.

Estas personas sufren cuando ven estantes o libreros desordenados, y para que no sufran tú debes de permitir que arreglen esos desperfectos cuando vayan a tu casa. Para aprovecharte de sus manías, ponles a la vista el cesto de la ropa sucia con los colores revueltos; los platos sucios atiborrados de cucharas y sartenes; llévalos a tu desordenado closet y diles que te gustaría ordenarlo pero que no tienes tiempo. Por arte de magia, ellos realizarán la tarea al estilo de Sheldon Cooper en la Teoría del Bing Bang.

Para que puedan vivir como pez en el agua. Deben trabajar como bibliotecarios, empleados domésticos, militares o arquitectos.

ACUMULADORES TEMPORADA 5

Según la ciencia, se les llama enfermos del Síndrome de Diógenes a aquellas personas que se caracterizan por su total abandono personal y social, sumado al aislamiento voluntario en el propio hogar, acompañados en la mayoría de los casos por la acumulación de grandes cantidades de cosas o desperdicios. 

Estos amantes de El Chivo, famoso personaje de la película Amores Perros, son capaces de acumular toneladas de basura, periódicos, aparatos en buen estado, ropa y demás artefactos de colección que como dijera Andrés Manuel: ¡No los tiene ni Obama!. Generalmente viven aislados de la sociedad y se refugian en el cariño de sus mascotas y en el valor afectivo de sus objetos.  

Si tienes facilidad de persuasión, puedes convencerlos de hacer trueques con ellos y descapitalizarlos paulatinamente hasta que instales un bazar completamente equipado. Asimismo, puedes orientarlos para que instalen una hemeroteca con la enorme cantidad de periódicos que apilan, o le vendan las ratas de su madriguera a los restaurantes chinos.

EL VERIFICADOR OBSESIVO

Los verificadores son personas que inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe en su hogar o centro de trabajo. Despiertan a media noche para corroborar que las llaves de la estufa estén en orden, checan las cerraduras en varias ocasiones y revisan minuciosamente etiquetas de caducidad y simplezas similares.

Son presa fácil de la inseguridad. Si usted es un asiduo granuja y quiere divertirse a sus costillas, puede crearles dudas mediante preguntas capciosas como ?¿Estás seguro que apagaste la plancha??, lo que provocará que los trastornados regresen a su casa a constatar que su casa continúa en pie; es uno de los sufrimientos más agresivos del TOC. 

Si desea reclutar a los mejores bomberos de la ciudad, llámelos, también es recomendable contratarlos como enfermeros, cerrajeros, cirujanos e inspectores.

EL ACOSADOR

Los perturbados con trastorno obsesivo generalmente tienen una baja autoestima, creando un vacío emocional en ellos que tratan de llenar con el afecto de otra persona, detonando una bomba cuando no son correspondidos.

Tienen habilidades naturales para hostigar, perseguir, investigar y ser omnipresentes como el mismísimo Padre Divino. Las recreaciones de estos especímenes en las telenovelas son apegadas a la realidad, pues ven amor donde no existe e idealizan a su víctima como si fuera una semidiosa. A consecuencia de su problema de inseguridad, se capacitan para llegar a ser excelentes detectives, floristas, abogados manipuladores y terroristas, de ahí que son aprovechables para realizar investigaciones por si los necesitas, sólo debes prometerles que los apoyarás en su próxima conquista romántica.

Al igual que el resto de los trastornos, es importante hacer frente al problema, pero para ello, debe de ser la misma persona que sufre el trastorno obsesivo quien quiera acabar con dicho desorden. Por lo pronto aléjate de los enfermos y cambia tu número telefónico y cambia de trabajo, nunca sabes dónde puede aparecer uno de ellos? Inclusive ¡En el espejo!...

 

 

 

Publicado en Inicio » El Despelote »

Esta sección contiene notas humorísticas y satíricas que no corresponden a la realidad. Podría no ser apto para menores de 18 años, se recomienda discreción.

Comentarios

Se el primero en comentar!