Elecciones, caracoles y reflexiones sobre la vida

Elecciones y caracoles

Casi un año hacía que no veía a Aníbal, mi vecino antropófago. Finalmente ayer, después de ese tiempo, fui hasta su casa con unos bizcochos medio viejos pero ricos. Lo encontré arreglando unas plantas del fondo, como siempre. Al verme dejó lo que estaba haciendo y con cara de pocos amigos se acercó.

- "No me jodas mucho que ando re caliente" dijo marcando la cancha desde el principio.

- "¿Por qué, viejo?" pregunté, esperando una trompada de puteadas a su estilo. A veces me mira con unos ojos de fuego cuando no entiendo lo que dice, pero esta vez estaba diferente. Sus ojos no tenían fuego sino una mezcla de indignación e impotencia.

- "Los caracoles me tienen los ibiscos en un palito".

Pensé que algo había cambiado en este tiempo y, sentándome en una especie de banquito medio despintado que tiene al lado de la quinta, le alcancé un mate, le ofrecí un bizcocho y le pregunté si había visto el segundo debate de Hillary y Trump.

- "Y claro, abombao" me dijo. "No me pierdo esa novela por nada, ni por el Atlético. La vieja anda preocupada porque no le termina de dar el golpe de gracia y yo me divierto un montón con el baboso mirándole los bajos".

No me había dado cuenta hasta que me lo dijo. Es verdad. El pato Donald la mira medio de baboso. De todas maneras me pareció medio raro que Aníbal se fijara en esos detalles solamente y no en la amenaza que representa.

- "Vos seguís siendo el mismo vejiga aunque pasen años, eh. ¿Te comés la pastilla de la posibilidad de que llegue a presidente? Tas loco. A ver cómo te lo explico: esto es un negocio que hace el gordo. Él sabe que no va a llegar nunca ni quiere tampoco. Eso grabátelo. Él quiere vender. Es como lo de Singapur y su milagro pa eliminar la delincuencia".

- " ¿Y eso qué tiene que ver?" le pregunté.

- "Uff, qué pesado. ¿No te diste cuenta? Lo de Singapur es un verso machazo. Y la gente lo repite sin analizar porque es un tema que vende. Dicen que hace 10 o 15 años, no sé, había medio millón de presos. Eso es como el 12% de la población. A ver, decime vos qué país tiene el 12 % de su población guardada. Además pasó por paredón a otro medio millón más o menos... jejej.... se quedó sin gente, nabo. Pusieron mano dura sí, pero Camboya, Corea del Norte, Yemen, etc, también pusieron mano dura. Pensalo. Pensá quién engorda la bolsita, mijo. ¿Viste que no hay carteles de "Todos somos Haití"? Porque el negocio ahí ta jodido, no hay mucho pa rascar, por eso nadie es Haití aunque los negritos se mueran de hambre, de enfermedades, de la frialdad del mundo que los deja que mueran".

Cuando quise acordar habían pasado ya como dos horas y el mate era un asco. Aníbal se levantó y arrancó para los ibiscos con el veneno para caracoles en la mano. No se pone guantes ni nada. Entendí que la conversación había terminado así que yo también me levanté y me fui. Siempre me voy con sus últimas palabras resonando. Yo no sé cómo hace pero él está enterado de todo. No tiene televisión y no tiene luz. Siempre me deja pensando.

Publicado en Inicio » El Despelote »

Esta sección contiene notas humorísticas y satíricas que no corresponden a la realidad. Podría no ser apto para menores de 18 años, se recomienda discreción.

Comentarios

Se el primero en comentar!