Ataques de risa en lugares inapropiados; tristes consecuencias

¿Te has carcajeado de una gorda en bikini, del llanto de un doliente en un funeral o del nombre de una persona?

Ataques de risa en lugares inapropiados; tristes consecuencias

¿Te has carcajeado de una gorda en bikini, del llanto de un doliente en un funeral o del nombre de una persona? Antes de decirte que eres un grosero debo decirte que no es tan malo, a todos nos ha pasado, pues cualquier mortal ha sentido esa necesidad imperante de reírse en el momento menos apropiado, sin embargo, el soltar la carcajada puede traerte consecuencias adversas, desde una reclamación hasta una golpiza.

LA RISA EN VACACIONES 

Si has ido a la playa estaremos de acuerdo que hay personas que tienen el autoestima por las nubes o no tienen amistades sinceras que les señalen que un traje de baño de dos piezas no le va bien a una persona con 40 kilos de sobrepeso. Otros, aprovechan para broncear sus miserias y algunas acostumbran tomar alcohol como vikingas y dar el sentón sin ropa interior retratando a la concurrencia. Desde mi punto de vista es válido reírte discretamente, pero si te mofas, es probable que ¡Los peces de colores te lleven a pasear!.

¡DONDE RÍEN ESTÁ EL MUERTO!

¿Alguna vez te ha pasado que los pensamientos más inverosímiles atraviesan por tu cabeza durante un cortejo fúnebre y no puedes evitar reírte? O que hay personas que cuando comienzan a llorar pareciera que se están riendo al estilo de Pepe El Toro en "Nosotros los pobres", esos son embelecos que la vida te pone en el camino y que tienes que aprender a sortear. Si te ríes ahí, hazte a la idea que acompañarás al muerto en el sepulcro.

SI REÍR? O LLORAR

Reírte de los defectos físicos refleja una inmadurez mayúscula, sin embargo, todos hemos vivido un episodio parecido. Como el relato: "Todo era risa hasta que nos dimos cuenta que el tartamudo quería jamón", lo cual parece bastante Cómico ¿O no?. Existe el compromiso social de respetar a las personas infortunadas que sufren problemas físicos o emocionales, pero ¿Quién no ha reído con las andanzas de Sammy y Miguel Luis? P.D. Si te ríes espérate, espérate a la reencarnación.

¡RÍE, PAYASO!

Si sufres de poco presupuesto y tienes ganas de ver una película cómica date una vuelta por el Registro Civil más cercano, ahí encontrarás variedad de elementos que permitirán descoyuntarte hasta que te salga cabellera de colores y zapatotes del "patorce".  Ahí encontrarás nombres como Bryan Francisco, Agrículo, Satanacio -para los que se portan mal-, Nepomuceno, Mamerto, Cheyenne, entre otros que serán de tu deleite personal. Después de la función y de las hirientes risotadas, es probable que los zapatotes del "patorce" terminen en donde no te pega el sol.

Existen trucos que pueden ayudarte a disimular la risa como fingir toser cuando ya soltaste el primer cartucho, respirar profundamente, pellizcarte o recordar algo profundamente triste, sin embargo, es mejor que abandones el lugar, te rías hasta que te duela el estómago y vuelvas a hacer presencia, ya que de importunar a los dolientes podrías cargar con un estigma social o con consecuencias funestas, de las cuales dudo que te rías después.

Publicado en Inicio » Bar y Vida »

Comentarios

Se el primero en comentar!