De perros, zorras y otras especies


Siempre me ha molestado mucho el hecho de usar a un animal para calificar a alguien, sobre todo si se trata de un can, que a mi modo de ver son de los animales más nobles sobre el planeta... pero ni modo, el contexto ya está establecido así, y si eres o muy "fácil" o traidora, eres una perra y si tu escala es un poco más alta, eres una zorra.

Pero definir a un hombre es un poco más complejo porque perro o zorro tienden más al halago que a la confrontación del hecho de que a veces son unos hijos de la chingada, entonces, ¿cómo definirlos? Bueno, ya que las opciones son limitadas para nosotras, podemos hacer uso de otros miembros de la especie animal y qué tal en vez de perro y zorro decir: gusano o mandril o quizás, cerdo o rata. En fin... uds. elijan.

Debo confesar que no investigué nada en lo absoluto para redactar este artículo, por lo cual no tengo la menor idea de cuál es el origen de estas expresiones, muchas podrán estar pensando que es debido al comportamiento de los animales a la hora del celo, pero si bien no sé cómo se comportará una zorra, las perras son bastante selectivas y se quedan con el mejor pese a tener muchos tras ellas, ¿entonces? ... Las que si me parecen bien busconas son las gatas, pero no aplican como calificativo, así que volvemos al inicio.

Y qué tal si aventuramos más y suponemos que dichos calificativos tuvieron un origen en base a las destrezas sexuales de esas chicas, quizás a su aguante, ¿por qué no? o sea, todo tiene su lado bueno y si bien estas palabras se usan para insultar, sobre quienes recaen tienen derecho a objetar a su favor, o por lo menos, mostrar el lado amable que las hizo ganadoras de dichos adjetivos.

He escuchado a muchos hombres decir que no hay nada más feo que los insultos de una mujer a otra y que les parece completamente desagradable el que la solidaridad femenina se vaya caño abajo mientras nos gritamos mutuamente "perras", pero si bien no tengo objeción en cuanto a lo feo que se oye, si debo contraponer otro hecho y decir que tampoco es lindo escucharlos decirse entre sí "hijueputa, malparido, cabrón, etc, etc"; así que estamos a mano, caballeros.

Y bien, hay toda una fauna en ésta sociedad, que quién es qué y porqué, no lo sé, creo que hay muchos y muchas que se han ganado el calificativo injustamente, en todo caso, justo o no, el comportamiento de una persona no debería ser comparado con el de un animal, aunque mi frase tenga un tinte mamerto y animalista... pero, repito, los animales son en exceso nobles, por lo que creo que más que un insulto para el susodicho o susodicha, es un insulto para toda una especie.

Quizás alguien en un futuro invente adjetivos que reemplacen nuestra comparación animal, por ahora, no habiendo más y viendo a alguien ir tras lo que crees tuyo, imagino, no faltará en tu léxico aquel: "¡Maldita perra!"

Publicado en Inicio » El Despelote »

Esta sección contiene notas humorísticas y satíricas que no corresponden a la realidad. Podría no ser apto para menores de 18 años, se recomienda discreción.

Comentarios