Sanó comienza arduo receso, supervisado por Mellizos

Sanó comienza arduo receso, supervisado por Mellizos

MINNEAPOLIS (AP) — Miguel Sanó ha comenzado un crucial receso previo a la próxima campaña, dentro de una carrera hasta ahora frustrante con los Mellizos, que prevén mantener comunicación constante con el antesalista dominicano, aquejado a menudo por las lesiones.

“El plan es mantenernos en contacto muy constante, tanto por teléfono como de manera franca y cara a cara”, dijo el gerente general Thad Levine.

La semana pasada, Sanó partió de Minnesota a su país natal, donde estuvo involucrado en un incidente con la policía frente a un club nocturno. El caso, que derivó en que un agente se fracturara una pierna, se consideró un accidente y no se presentaron cargos penales.

En el invierno pasado, Sanó fue acusado de agredir a una mujer, pero la oficina de las Grandes Ligas no lo castigó, luego que una investigación arrojó evidencias insuficientes.

Pero por ahora, la atención se concentra en la condición física de Sanó. Luego de perderse las últimas semanas de la temporada de 2017 por una lesión en la pierna izquierda que requirió cirugía, el toletero se ausentó de algunos juegos en mayo, por una dolencia en el muslo izquierdo.

En septiembre, se deslizó de forma temeraria, lo que le provocó dolor en la rodilla izquierda. Sólo pudo disputar un juego más en el resto de la temporada.

Y en medio de todas esas vicisitudes, Sanó tuvo un bateo tan pobre que los Mellizos lo enviaron a las menores durante unas seis semanas, para realizar todo tipo de ajustes.

El martes, en una conferencia telefónica con la prensa, Levine y el jefe de operaciones deportivas Derek Falvey manifestaron su acostumbrado optimismo sobre la actitud de Sanó para consolidarse como astro. Se le pedirá que se presente regularmente en las instalaciones de ligas menores en Fort Myers, Florida, y existe la posibilidad de que juegue también algo de pelota invernal.

Sanó se reunirá el lunes con personal encargado de entrenamiento para fortalecer los músculos y mejorar el acondicionamiento físico dentro de la academia de la organización en República Dominicana.

“Sabemos que él está en una encrucijada en su carrera. Tuvo un receso complicado el año anterior”, indicó Falvey. “Ésta es una oportunidad con la que esperamos que un receso saludable permita dar pasos significativos adelante”.

Una vez que su rodilla vuelva a la normalidad, Sanó comenzaría a trabajar en el acondicionamiento. Durante la última semana de la temporada, comentó que su meta para 2019 consiste en llegar al campamento de prácticas con un peso de entre 245 y 255 libras (111 y 115 kilogramos). Sanó mide seis pies y cuatro pulgadas (1,93 metros), y ha llegado a pesar incluso 290 libras (131 kilos), pero los Mellizos descartaron que tengan un peso en mente para el pelotero.

Lo único que espera el club es que Sanó esté en forma para disputar una campaña completa, luego que el jugador de 25 años bateó para .199 con 115 ponches en 299 apariciones ante el plato en 2018.

“Podemos ser un poco críticos con él en el comienzo de la temporada, sobre el tema de la forma física”, indicó Levine. “Todos sabemos lo que se comentó al final de la temporada como resultado de eso, pero creo que él tiene algo de mérito. Sí perdió algo de peso”.

Publicado en Inicio » Deportes » Béisbol »

Comentarios

Se el primero en comentar!