La guerra del buen "chamuyo"

La guerra del buen "chamuyo"

Hay un lugar que le pertenece al camarero por excelencia. Allí es libre por un segundo y el fusil se encuentra en su mano, es un matador nato y un torero capaz de domar cualquier bestia, tengan en cuenta nunca reten a un camarero en el territorio del CHAMUYO.

Frente a las pibas el camarero se maneja en el servicio como si estuviera en una cancha de fútbol, lo importante es lograr la mayor cantidad de números telefónicos posibles, eso lo hará un ganador frente a los ojos de sus compañeros de servicio. Simplemente hay que chamuyar para no quedar como perdedor a la hora de sumar los números ganados al final de la noche.El camarero se convierte en el galán nocturno, su trabajo oculto es hacer que las chicas pasen la mejor hora posible y ser un matador al final del servicio, claro que no estará solo en esta actividad, estará luchando contra sus compañeros de servicio "es una guerra entre empleados", nunca se juega limpio en el territorio del chamuyo. "Un golpe en un momento preciso te podrá hacerte llevar a la chica a tu casa".

En esta guerra  sólo interesa ganarse la piba, si ella se encuentra con un perdedor que pide de entrada una margarita dulce, o un daikiri de frutilla el camarero sabe  que tiene todas las de ganar y su primer paso será hacerle ver a la chica que se encuentra frente a un "sorete" que no sabe tomar birra o simplemente una cuba libre, es un tipo que pide trago de nena. Digamos que los tragos son la primera línea medidora para conocer a los clientes, regla número uno de cualquier bar.

Hay quienes anuncian que para convertirte en un profesional en la tarea de chamuyar y conquistar hay que empezar por las feas, eso te hará ganar seguridad y con el tiempo podrás enfrentar a las lindas sin traspirar una gota. Es decir, hay que empezar desde abajo, comiendo del suelo diría un amigo.

Mona uno de los grandes chamuyadores junto con Tomi, logró una de las proezas más grande de la historia del bar se besó con la novia de un cliente mientras este estaba en el baño. Esto nos lleva al final de esta nota, hagas lo que hagas nunca dejes a tu chica sola con el camarero, es un suicidio a toda relación... el camarero en el arte del chamuyo y la conquista no tiene ética alguna, de hecho, no tener ética en ese territorio lo hace simplemente un buen camarero.

POSDATA:  En el territorio del chamuyo lo importante es ganar no competir...lo dice alguien que sinceramente nunca de los nunca ganó.

Publicado en Inicio » Bar y Vida »

Comentarios

Se el primero en comentar!