Consejos financieros para la vida universitaria

Consejos financieros para la vida universitaria

Como jóvenes solemos pensar y vivir en el presente, libre de preocupaciones, sobre todo hablo de quienes aún somos solteros, sin compromisos y que todavía somos hijos de papi y mami, sin embargo llega época en la que estirar la mano, empieza a darnos vergüenza, al menos ya a esta altura de mis 20 primaveras (ya casi 21) estirar la mano se siente cada día más pesada.

Ya empiezas a vislumbrar el futuro en un país donde las cosas cada día son más complicadas, también comienzas a ver como lograr tus  metas y proyectos o simplemente comienzas a plantearme lo que quieres, y ahí es cuando asusta el pensar que tienes (tarde o temprano) que despegar las alas del nido,  asusta el hecho de no tener un trabajo con una remuneración, que vaya! por lo menos tengas para vivir  (o ya de plano para tragar), tener que pensar en comprar una casa, pensar en tener familia y cosas por el estilo. Y en estas pequeñas cosas, el dinero, empieza a cobrar sentido y mucha importancia.

Así que cuando dejamos de pensar a corto plazo y empiezas a pensar a largo plazo, el tener una lanita o por lo menos algún apoyo a futuro, es importante, para lo que sea que tengas pensado, el tener buenos hábitos financieros en el futuro puede sacarte de más de un problemón.

Por lo que les traigo consejos que a mí en lo personal, me han ayudado a tener un pequeño patrimonio y claro a tener cierta satisfacción y sensación de cierta independencia.

Si no puedes pagarlo, ¡no lo compres!

Así es, si no puedes comprarlo, ya sea para ti o para alguien que quieras impresionar, no dudes en dejar la tarjeta de crédito en la cartera, las deudas son eso deudas, el hecho que te den el producto a crédito, no significa que sea tuyo, sino que lo será a cuenta gotas, conforme vayas pagando.

Las deudas son compromisos, compromisos que suelen ser más veces por lujos que por necesidad, así que si no es por necesidad o alguna urgencia, mantén tu mano lejos de la tarjeta de crédito. Las deudas son dinero extra, y siempre representaran perdidas.

Evita las tarjetas de crédito

Seguimos con lo mismo, las benditas deudas, las tarjetas de crédito son gastos, aunque no la utilices, son gastos y más compromisos,  si quieres sentirte genial invitando a los amigos o a la novia y verte pro, pagando con una tarjeta bancaria, procura que no sea de crédito, a toda costa.

Mejor tramita una tarjeta de débito, así lo que gastes será algo que puedes pagar, así limitando las compras que puedas lamentar y cuyas consecuencias puedan ser graves. Tus gastos y compras tendrán un respaldo y podrás sentir el alivio que lo que compres es tuyo.

¿Ahorrar?. Si, ahorra

El ahorro es un hábito que puede llevarte mucho trabajo y disciplina, pero que en el futuro te dará mayor seguridad financiera, eso no significa que te vuelvas codo, no implica mucho menos que dejes de invitar las caguamas, o salir a divertirte, pero si incluye dejar las fiestas y las crudas de cada fin de semana, a por lo menos una vez al mes o menos.

Aprovecha que aun vives bajo el ala de tus padres, ahora que no tienes responsabilidades es cuando más puedes ahorrar, porque después el 90% de tus ingresos (si no es que mucho más) serán para los pañales, la luz, la renta, el gas, etc. Ahora es cuando puedes ahorrar para lo que has soñado o para lo que quieres.

Administra tu dinero

Sé que administrar puede sonar muy complicado, pero la verdad es que es más fácil de lo que te imaginas, simplemente tienes que dividir los gastos, a cada necesidad que tengas como útiles, pasajes, comidas, etc. Asígnale un presupuesto estimado, a las salidas con los amigos, la novia o simplemente los pequeños lujos o antojos también asígnales un presupuesto, pero que no sea mayor al que te puedas permitir, y mucho menos que te impida ahorrar, recuerda las parrandas al mínimo.

Regreso al punto del ahorro, también debes incluirlo asígnale por lo menos el 10% de tus ingresos, si puedes mas mucho mejor. Y sobre todo no lo gastes, si ya ahorraste, haz de cuenta que ese dinero no es tuyo, ya que ya está asignado, para un sueño o simplemente para sacarte de un apuro.

Empieza a trabajar

Si no has pensado en trabajar, ahora es cuando debes empezar, el dinero que ganes será completamente tuyo, estará libre de responsabilidades, claro mientras vivas con tus padres, ese dinero que ganes, además de darte satisfacción del primer pago, chance y esta vez seas tú el que puede ayudar con los gastos la próxima vez, aunque sea para algo pequeño. El orgullo personal no se compara con la satisfacción que se siente.

Claro no descuides tus estudios, son lo primero, solo si tienes tiempo libre, como el periodo de vacaciones, es hora de dejar de rascarse la panza y de despejar la cara del celular.

Invierte tu dinero

También el hecho de que ahorres no es garantía de nada, de hecho nada es garantía. Recuerda el dinero abajo del colchón o en el banco es dinero muerto, ponlo a trabajar. Hay infinidad de maneras en las que puedes poner ese dinero a trabajar.

Invierte en ti mismo

Así es, como lo lees, si tienes dinero puedes invertirlo en ti, para que produzca más dinero, intenta aprender cosas nuevas, un nuevo idioma será de mucha utilidad, y las ganancias que de ello puedas obtener no se limita solo al dinero, quizá puedes conocer nueva gente, viajar o simplemente impresionar a alguien.

Por último?

Recuerda lo más importante el dinero es un medio, no un fin, no te desvivas por tener dinero, porque tarde o temprano las cosas que realmente importan son las que te hacen a ti y a otros felices. Disfruta tu juventud, pero no la desperdicies, invierte tu juventud. El dinero no compra la felicidad, pero por lo menos te acerca un poco.

Publicado en Inicio » Bar y Vida »

Comentarios

Se el primero en comentar!